El Bolero de Ravel, joya de la escena mundial - 2 de Julio de 2014 - El Universal - Noticias - VLEX 518069750

El Bolero de Ravel, joya de la escena mundial

 
EXTRACTO GRATUITO

(11 del Segundo Presupuesto. MATERIAL EXCLUSIVO PARA MEDIOS IMPRESOS. QUEDA PROHIBIDA SU PUBLICACIÓN EN INTERNET)MÉXICO, D.F., julio 2 (EL UNIVERSAL).- A través del tiempo, el siempre fascinante Bolero de Maurice Ravel ha aparecido en diversas obras de la cultura popular, desde la película “10, la mujer perfecta”, de Blake Edwards, hasta en la cinta “El bolero de Raquel”, en donde presentan una inolvidable parodia de Mario Moreno, Cantinflas, quien aparece bailando con gracia y erotismo. Además, el éxito de la obra también se debe a su profusa inclusión en los programas de música de concierto de todo el mundo.

El Bolero le fue encargado a Ravel por Ida Rubinstein, quien había fundado y dirigía su propia compañía de danza. Como respuesta al encargo, Ravel diseñó lo que en sus propias palabras era un experimento y nada más.

El primer gran éxito de este sugestivo bolero ocurrió la noche misma de su estreno, el 22 de noviembre de 1928, en la Ópera de París. En enero de 1930, el propio Ravel dirigió la primera interpretación en concierto de su bolero al frente de la famosa Orquesta Lamoureux. Quien no pareció comprender del todo a Ravel fue el gran director Arturo Toscanini, quien llevó a la Filarmónica de Nueva York de gira a París y, en presencia de Ravel, tocó la pieza a una velocidad endemoniada, como solía hacerlo con muchas partituras.

Y claro, Ravel le reclamó a Toscanini, pero el enjundioso italiano no se dejó convencer, argumentando que un bolero no es una marcha fúnebre.

La versión de Béjart

Es el bolero uno de las obras más conocidas en la historia de la música del siglo XX y una de las versiones coreográficas igualmente famosas es la del célebre Maurice Béjart y uno de los intérpretes más memorables, icono de la danza mundial, fue Jorge Donn (fallecido en 1992), quien la bailó por primera vez en 1979.

La versión de Béjart que se estrenó en 1961 con la yugoslava Duska Sifnios ha sido calificada por la crítica especializada como una “brillante síntesis de movimiento, imágenes y símbolos”. El coreógrafo hizo una segunda versión con Donn, rodeado de mujeres; y una tercera versión fue exclusivamente masculina y actualmente se baila por hombres y mujeres.

Esta joya de la música y la danza en el mundo podrá ser vista en el Palacio de Bellas Artes del 17 al 20 de julio, y el día 22 en el Teatro de la Paz en San Luis Potosí, con la compañía de quien fuera uno de los más grandes maestros del arte de Terpsícore, el Béjart Ballet...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA