Un futuro sin efectivo ¿Dejaremos de pagar con billetes? - 27 de Mayo de 2017 - El Universal - Noticias - VLEX 680088093

Un futuro sin efectivo ¿Dejaremos de pagar con billetes?

 
EXTRACTO GRATUITO

(Material transmitido por el Servicio Sindicado el pasado 24 de mayo)

- El mundo transita hacia la eliminación de billetes y monedas por los riesgos que conlleva. - El futuro de algunos países como Suecia es prometedor. ¿Y el mexicano?CIUDAD DE MÉXICO, mayo 27 (EL UNIVERSAL).- A pesar del tránsito hacia la digitalización de los pagos, los mexicanos estamos acostumbrados a usar efectivo para pagar. Según estimaciones del Banco de México citadas en el estudio "The cost of cash in Mexico", elaborado por el Institute for Business in the Global Context, 90% de las operaciones se hacen a través de esta modalidad.

Es fácil pensar que pagar en efectivo es más sencillo ya que no implica ningún tipo de costo, pero la realidad es que hacerlo de esta manera cuesta y cuesta bastante. No sólo porque usar efectivo conlleva costos de retiro y almacenamiento, sólo por mencionar algunos, sino por los riesgos que conlleva para los usuarios y en general, para el sistema.

"El efectivo facilita la informalidad, la corrupción, el crimen y restringe las posibilidades de desarrollar plataformas de intercambio electrónico para empresas. Todo esto genera pérdidas de eficiencia, reduce el crecimiento, no abona a la inclusión financiera y deteriora los ingresos fiscales", explica el Instituto Mexicano para la Competitividad en una investigación al respecto. Seguir utilizando efectivo facilita la existencia de la economía informal, evasión fiscal, de la corrupción y del crecimiento de actividades ilícitas, además de que el bajo impulso de estrategias para reducir el uso de efectivo hace que menos personas puedan incluirse al sistema financiero, asegura este estudio.

Precisamente por estas y más razones, desde hace algunos años, el mundo transita a una economía sin efectivo ("cashless economy"). Unos países más y otros menos, pero desde distintas latitudes hoy se hacen esfuerzos para que las personas dejen de cargar monedas y billetes y puedan utilizar otro tipos de pagos.

Sin embargo, mientras que las economías avanzadas han experimentado esta transición de una forma "prácticamente natural", en nuestro país el cambio, si bien ya está en marcha, ha sido lento y por supuesto, permanece inacabado. Lo que sucede, entre otras cosas, es que en países avanzados la confianza que se tiene en las instituciones y en el sistema bancario facilitan las transacciones, mientras que aquí la confianza languidece.

"La profunda desconfianza en instituciones financieras, la baja...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA