Mochilazo en el tiempo - 22 de Junio de 2019 - El Universal - Noticias - VLEX 794631213

Mochilazo en el tiempo

 
EXTRACTO GRATUITO

(Material transmitido por el Servicio Sindicado el pasado 15 de junio)¿Qué comparten Filipinas y México?Carlos Villasana y Ruth Gómez

EL UNIVERSALLos vínculos que unen a Filipinas y a México van desde lo histórico hasta lo social: por generaciones hemos escuchado sobre el mango de Manila, de la famosísima "China Poblana" o de las antiguas peleas de gallos; compartimos similitudes en lo cálido de nuestra "personalidad", en algunos nombres y hasta en el culto a la Virgen de Guadalupe.

Esto se debe a que por décadas, esta nación, ubicada al sudeste de Asia, fue parte de la Corona Española. Fernando de Magallanes, marinero portugués que prestó sus servicios para el Imperio Español, llegó a las Islas Filipinas -nombradas así en honor a Felipe II- en 1521, el mismo año en que cayó la Gran Tenochtitlán.

Sin embargo, fue hasta 1564 que el conquistador Miguel López de Legazpi zarpó de Barra de Navidad, Jalisco, para continuar la conquista de las Filipinas e integrarlas a la Corona Española.

A su llegada, estableció la ciudad de Manila y, una vez instalados, se determinó que debido a la distancia entre España y las Islas, éstas serían administradas por el virreinato de la Nueva España, que tuvo la obligación de evangelizar, extender el idioma y la cultura.

El 8 de octubre de 1565, Fray Andrés de Urdaneta llegó a Acapulco, Guerrero, después de haber realizado un viaje por Asia, marcando el inicio de una de las rutas comerciales más importantes de la época y que fue funcional alrededor de dos siglos y medio: la Europa, Asia y América, a través de la ruta Manila- Acapulco-Veracruz-Cádiz.

Comerciantes y personas de todas las clases sociales de la Nueva España acudían al Puerto de Acapulco a recibir con gran fiesta al Galeón de Manila o "Nao de China" para comprar, con la rica plata mexicana: seda, telas, especias, joyas y un sinfín de artículos que traía la nave de su recorrido por Asia, sorteando toda clase de peligros en el camino.

El comercio marítimo del Galeón de Manila convirtió rápidamente a nuestro país -en ese tiempo virreinato- en el principal punto de intercambio entre Asia y América, por lo que gran parte de la mercancía que provenía de Oriente se quedaba en el Puerto de Acapulco para ser distribuida dentro del territorio y parte de los otros virreinatos.

El resto de la mercancía era trasladada hasta Veracruz, donde ya la esperaban los Galeones Españoles listos para emprender el viaje rumbo a Europa. Se dice que los artesanos novohispanos se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA