Mochilazo en el Tiempo - 16 de Mayo de 2020 - El Universal - Noticias - VLEX 844575016

Mochilazo en el Tiempo

 
EXTRACTO GRATUITO

¿Cómo operaba la Inquisición en la Nueva España?Yessica TorresLa hechicería, las blasfemias, la poligamia, la herejía, la idolatría, entre otras faltas hacia la Iglesia eran castigadas por el Santo Oficio de la Inquisición, cuyos integrantes se dedicaban a velar por la fe, pero ¿cómo surge y qué hacían quienes lo conformaban?Durante la Colonia, la capital de lo que hoy conocemos como México, vivía dominada por las leyes eclesiásticas que se hacían cumplir a través de la Santa Inquisición y sus implacables acusaciones y castigos.

En las noches predominaba el silencio, de vez en cuando el ruido de herraduras de los caballos transitando por las calles, a determinadas horas los novohispanos se quedaban guardados en sus casas. En ocasiones, a altas horas de la madrugada, salían asustados de sus casas al sentir el movimiento de la tierra causado por algún sismo.

Transitar por aquellas calles coloniales implicaba encontrarse a cada momento desechos fecales humanos que eran arrojados por las ventanas de las casas, sin importar si personas pasaban por ahí en esos momentos. Bañarse tampoco se hacía con frecuencia, situación que provocaba la propagación de variadas enfermedades y parásitos.

El interior de los templos católicos lucía obscuro, de lo único que emanaba luz eran las veladoras. Se escuchaba la música del órgano y, en lo alto del púlpito, el sacerdote daba el sermón explicando a los feligreses la importancia de guiarse a través de la moral. Aquellos hombres que mostraban no seguir el camino del bien se enfrentaban a los duros castigos de la Iglesia.

El nacimiento del Tribunal del Santo Oficio

Con el matrimonio de Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, España debía recuperar el prestigio ante una economía arruinada provocando en el reino robos y delitos de todo tipo. Para minimizar el desorden social se implementaron castigos ejemplares a quienes menos acataban las leyes divinas y humanas.

Entre todo el caos la Iglesia seguía siendo poderosa en el orden espiritual y material, por ello los reyes católicos recurrieron a ella para crear una institución que les permitiera recuperar y obtener el control del reino.

Por ello, en un documento expedido por el Papa Sixto IV en el año de 1478 a 1480 se autorizó a los reyes a crear el Tribunal del Santo Oficio para que actuara contra los practicantes de herejía, bigamia, supersticiosos y contra autores y lectores de libros que criticaran la doctrina cristiana.

Con el descubrimiento del continente americano y la conquista de Hernán Cortes a México-Tenochtitlan, los españoles al tener contacto con los indios se percataron de su creencia en variados dioses y de las prácticas en nombre de estas deidades.

El primer paso ante la imposición de la religión católica fue bautizar a los naturales, pues se consideraba que no tenían alma.

El evangelizarlos no era suficiente para terminar con su idolatría porque estos cultos se realizaban a escondidas, incluso en la construcción de las iglesias hechas por indios enterraban pequeñas esculturas de sus dioses como símbolo de veneración, pero el problema ya no era solo el indio, sino también los negros, los criollos y mulatos y para controlarlos se necesitó el apoyo del Tribunal del Santo Oficio.

Se esperaba que la inquisición tuviera el mismo efecto que en España pero, de acuerdo con la doctora en Historia Solange Alberro, en la Nueva España no funcionó de la misma manera porque algunos territorios del continente americano no tenían tanta población.

Otro factor era la diversidad de lenguas habladas por los distintos grupos indígenas que en general no permitía la comunicación con los europeos y por la tardanza con la que llegaba la información por la dificultad de los caminos.

El doctor Jorge Traslosheros también escribe que no fue tan rigurosa como en España porque los indios no recibían la misma condena que los españoles, dado que se les consideraba inútiles, bárbaros y miserables amados por Dios, pero con derecho a ser protegidos por los representantes de Dios en la tierra, es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA