Secretos de Paz, Garro, Rulfo y Toledo, narrados por Aridjis - 2 de Marzo de 2021 - El Universal - Noticias - VLEX 861580183

Secretos de Paz, Garro, Rulfo y Toledo, narrados por Aridjis

 
EXTRACTO GRATUITO

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 2 (EL UNIVERSAL).- El amor de Octavio Paz por Elena Garro y luego por la pintora italiana Bona Tiberteli, con quien estuvo a punto de casarse pero lo dejaría por el joven pintor Francisco Toledo; los encuentros amorosos de poetas como Salvador Novo, Jorge Cuesta, Xavier Villaurrutia y Carlos Pellicer; las penurias económicas de Juan Rulfo y su desinhibición con el alcohol; y la vida amorosa de Elena Garro son sólo algunos de los momentos que repasa Homero Aridjis en su libro Los peones son el alma del juego.

La obra publicada por Alfaguara, que comenzó como un diario secreto, es sobre todo un retrato del México de mediados del siglo XX; la "novela de una generación", como la define el poeta, narrador, ensayista y traductor Homero Aridjis, quien dice que en estas páginas hay personas que él convirtió en personajes, entre ellos Juan José Arreola, Juan Rulfo, Octavio Paz, Elena Garro, Gabriel García Márquez, Adolfo Bioy Casares, Francisco Toledo, Luis Buñuel, Nahui Olin, Pita Amor y Salvador Novo.

"Cuando decidí recopilar mis recuerdos no quería un libro de memorias formal, quería que fuera algo vivo, quería que aparte de la crónica de una generación fuera la novela de una generación, con personajes vivos, con personajes de la vida cotidiana que no los presentara como monumentos, porque después, por ejemplo, comenzó la canonización de Gabriel García Márquez, pero yo lo conocí en el café cuando iba a tomar capuchino y no tenía dinero para pagarlo", señala el también diplomático y ambientalista.

Aridjis asegura que no quería hablar de escritores que fueran monumentos sino personas vivas, así lo hizo con Luis Buñuel, y con Juan Rulfo, "que casi pertenece a la leyenda literaria de México, pero yo lo conocí pobre, nervioso, neurótico, a veces misántropo, mal humorado y también borrachín, que casi se emborrachaba con oler el alcohol, neurótico cascarrabias y al mismo tiempo desamparado porque tenía problemas económicos y con un gran fervor por su mujer, Clara Aparicio".

En su novela también retrata momentos entre Octavio Paz y Elena Garro, que asegura fue una historia "muy dramática", pues se dio la separación y ella sostuvo, dice Aridjis, amoríos con Archibaldo Burns, quien era hijo de millonarios algodoneros de Torreón; y luego con Adolfo Bioy Casares. "Todo el caso Elena Garro fue muy intenso", señala el escritor que fue también amigo del gran Octavio Paz, quien lo consideraba el mejor poeta de su generación.

Homero...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA